minilogo

 

 

 

 

 

 

 

Primero tú, después tu instrumento.

 

1.1 Detecta la principal causa de lesión.

1.2 ¿Estás en la cuerda floja? Descubre tu grado de estrés y tensión.

1.3 Conoce los síntomas de las lesiones más frecuentes y frena a tiempo su evolución.

1.4. Clase grupal para ir un paso más allá en tu formación.

1.1 Detecta la principal causa de lesión

Gracias al microscopio óptico y los últimos estudios realizados se ha descubierto que la causa de lesión no es la postura forzada ni los movimientos repetitivos, es el aumento de TONO MUSCULAR, es decir, que tocas con demasiada fuerza.

Eres consciente en qué partes de tu cuerpo tienes ese exceso de tono?

Pues es lo primero que debemos mirar. ¿Empezamos?

En primer lugar, comentarte que tu cerebro tienen una misión: pensar.

Tu cuerpo tiene otra: sentir.

Si le das más importancia al pensar que al sentir, te identificas con lo que piensas, dando el resultado de una creencia falta: soy lo que pienso.  Y eso no es así, y muchísimo menos en un arte como el de la música, el de crear y transmitir emociones. Debes estar conectado con tus emociones, con tus sensaciones, con tus sentimientos y dejar de identificarte con tus pensamientos. Sobre todo, en el momento de la interpretación, debes estar conectado con tu cuerpo. 

¿Cómo sabes si lo estás o no?

Sencillo. Te identificas como persona con lo que crees, con lo piensas, con tus elecciones racionales siempre? o Dejas espacio para escucharte, sentir tus emociones, y dejar que pasen sin analizarlas? 

No es tan sencillo estar en un cuerpo constantemente que siente al 100%, aunque sí puedo darte las pautas para identificar si estás más en mente o en cuerpo. La mente es aquello que tu piensas sobre tí del resultado de lo que piensas y lo que sientes, dándolo más peso a lo que piensas te identificas con ello. Si sólo le das importancia a los que sientes, te dejarías llevar por los impulsos…tampoco es el punto de equilibrio que necesitamos. 

Para la música y para dejar de excederte con el tono inadecuado has de sentir. ¿Cómo? Esccuchando con los ojos tu cuerpo y viéndote con los oídos. Te lo explico: cuando algo no suena bien es que tú no estás bien.

Deja que la música vibre a través de ti. Míra dónde está la parte de tu cuerpo que ha entrado en tensión, la zona que no se mueve, la zona rígida, esa zona, por lejos que se sitúe de tus manos o boca, crea tensión que se transmite a través de las cadenas musculares y altera tu ejecución.

Así que vamos a desarrollar unos apartados para liberar tu cuerpo, para que lo sientas. 

En este módulo trataremos los siguientes aspectos:

1.2 ¿Estás en la cuerda floja?

Si estás pensando en tu estado es que te preocupa. Tienes que saber si lo que te ocurre es urgente, importante, es una lesión, puede serlo y sobre todo, tienes que estar tranquilo. El conocimiento nos hace libres, no por no saber lo que ocurre te libras de que pase. 

Las lesiones tienen una razón de ser, la principal que veo en la consulta ha resultado por desconocimiento, por estudiar en exceso y por dejarse llevar por el “ya pasará”, con descanso se pasará. Creencias que no podemos dejar a la ligera, y más si nuestra vida laboral está en juego. 

Lee todo y que te quede presente, lo más importante: saber los síntomas iniciales de lesión y distinguuir entre lo urgente y lo importante.

 

 

1.2.1.Descubre tu grado de estrés y tensión.

(Accede al material de esta lección clicnado encima).

 

1.2.2. Lesiones más frecuentes. 

(Accede al material de esta lección clicando encima).

 

 

1.3 Conoce los síntomas de las lesiones más frecuentes y frena a tiempo su evolución.

(Accede al material de esta lección clicnado encima).

 

 

 

1.3.1. Diferencia entre lo urgente y lo importante. 

(Accede al material de esta lección clicnado encima).

 

 

1.3.2. Autotratamiento

(Accede al material de esta lección clicnado encima).