test trac

El miedo escénico se puede prevenir y se puede tratar.

El miedo escénico o trac es un estado de ansiedad asociado a diversos síntomas que hacen que dejemos de creer en nosotros mismos.

Los profesionales más afectados son los artistas o las personas relacionadas con los medios de comunicación y no hay un solo factor desencadenante.

Hay quien siente cansancio, temblores, sudores, urgencia de ir al baño, mareos, palpitaciones, disfonía. Otros, en cambio: sentimiento de culpabilidad o de vergüenza, irritabilidad, miedo a fallar o a equivocarse, o pánico a la opinión del público. Son distintas formas de sentir el trac.

Por lo tanto, la terapia para resolverlo debe de estar acorde con el tipo de ansiedad que tenga el intérprete: física, cognitiva, emocional o conductual. Y pueden ser una o varias a la vez.

Ana Velázquez, directora del Centro de Prevención en Artes Escénicas de Barcelona, señala: “En CPAE estamos especializados en tratar y prevenir su sintomatología. Lo hacemos diariamente y con discreción a personas relacionadas con los medios de comunicación y artísticos que quieren optimizar su rendimiento.

El objetivo no es eliminar el trac por completo, ya que un cierto grado nos ayuda a sacar lo mejor de nosotros mismos en el momento de la actuación.

Un tratamiento exitoso pasa por un equipo multidisciplinar en el que se contemplan estos factores: El Trabajo postural y escénico -dar herramientas a través de la interpretación-, fisioterapia y terapia manual respiratoria  -la vida es movimiento y el miedo nos paraliza los músculos y la respiración, liberemos pues las restricciones de los tejidos -, una correcta alimentación, acertado ejercicio físico,  terapia emocional –haciendo un repaso a nuestras creencias – y finalmente, una acertada técnica de relajación según nuestra forma de ser”.

Anna Cester, músico, doctora y autora del libro El miedo escénico comenta que: “No son las situaciones lo que desencadena el trac, sino cómo las interpretamos y las valoramos. La decisión de no volver a actuar es determinada por el sentimiento que se desencadena de la situación; por ejemplo: el sentimiento de culpa o de falta de felicidad o la sensación de fracaso. No es una decisión controlada por la emoción de miedo o pánico en si”

Este miedo, puede afectar a cualquier parte de nuestro cuerpo incapacitándonos de alguna forma para que no podamos realizar nuestro trabajo: salir a escena. Puede aparecer en cualquier momento y por motivos muy diferentes, incluso en carreras de éxito y totalmente consolidadas. Puede estar relacionado con la educación, con una experiencia no deseada, con las creencias o con temores irracionales que se asocian al momento de salir a escena o mientras estamos actuando. El sistema límbico es el encargado de hacernos pasar este mal trance.

El miedo escénico se puede prevenir y se puede tratar.

El éxito del tratamiento consiste en que sea nuestro aliado y esté a nuestro favor.

¿QUIERES SABAER SI ESTÁS EN LA CUERDA FLOJA? 
HAZ EL TEST:

A continuación hay una lista de posibles pensamientos que un artista/comunicador puede tener antes/durante/después de una actuación. Puntúa del 1 al 5 la frecuencia con la que tienes estos pensamientos:

  • Nunca: 1
  • Pocas veces: 2
  • Bastantes veces: 3
  • Casi siempre: 4
  • Siempre: 5
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
    
RESULTADO DEL TEST:

Cada una de las preguntas anteriormente resueltas muestra una posible causa del trac.

Si has contestado a alguna de ellas con un 4 o con 5, en ese tema, ya tienes algo a trabajar, tu cuerpo está en conflicto y hace que no brilles lo suficiente. Así es que a raíz de saber donde está tu limitación, se puede enfocar un tratamiento u otro para llegar a ir al origen real de lo que te impide disfrutar de tu puesta en escena.

Este resultado indica posibles orígenes de conflicto, así que, en función del resultado te irá bien un tipo de terapia u otra, no todas van bien para todo, es necesario esclarecer correctamente si el origen es más de raíz física, mental o emocional.

Por ejemplo, Las terapias cognitivo-conductuales  que desarrollan un modelo que aclara cómo han surgido los problemas del artista y por qué no ha logrado solucionarlos. Esto te ayudará a comprender mejor tu propio miedo, a verte de otra forma y, a la larga, a abandonar tus expectativas negativas. O si es de origen físico, habrá que actuar con terapias de meditación o relajación en función de la sintomatología.

Si quieres recibir tratamiento personalizado y evitar que se desarrolle o frenar tus miedos y disfrutar de tu puesta en escena, nuestros especialistas elaboran un estudio de tu caso para ofrecerte lo más adecuado para ti y llegar a resolver el TRAC.

¿Conoces nuestro libro?

El miedo escénico
Escríbenos para hablar de tu caso.
🙂